joaquinabad.es
El caso Podemos
Ampliar

El caso Podemos

Por Joaquín Abad
x
joquincibelesnet/6/6/14
+Google " class="enlace" target="_blank">+Google
martes 10 de junio de 2014, 12:58h

No me creo que en tan poco periodo de tiempo la población española se haya escorado a la izquierda radical. Pues no me lo creo. Entre otras razones porque escuché el argumento de dos jóvenes que votaron a Podemos, simplemente porque estaban cansados de leer todos los días corrupción y más corrupción.

En el pepé, en el pesoe... Fraude en los "eres" andaluces, fraude en cursos de formación en toda España, sueldos ilegales en la sede de Génova. Y en esas había un llamamiento a las urnas, en este caso para las europeas, donde no se aplica la Ley D' Hont que favorece a los más votados frente a las minorías, a las que castiga. Muchos, cientos de miles, de esos votantes de Podemos no son radicales. No son comunistas. Ni siquiera conocen a fondo el programa de Pablo Iglesias, profesor de Políticas de la Complutense, en el campus de Somosaguas madrileño, pero le han votado por el hartazgo del bipartidismo cómplice de la corrupción y la falta de seriedad en el cumplimiento de los programas de los partidos de clase. Si, esos que durante la campaña electoral prometen una cosa y cuando llegan al gobierno hacen la contraria. Y sin sonrojarse. Y tapan la corrupción del partido al que alternan para que cuando le llegue el turno hagan lo que corresponde. El hoy yo te tapo a ti y mañana tu me cubres a mi ya está claro. Transparente. Ahora mismo los populares han pactado con Rubalcaba darle una salida honrosa a la responsable del desaguisado de los "eres" en Andalucía. Magdalena Alvarez, vicepresidenta del Banco Europeo de Inversiones, con un sueldo de veintitrés mil euros mensuales, será colocada en una embajada para que no tire de la manta... Pepé y pesoe llevan varias legislaturas diciéndose de todo en el parlamento y cuando pisan moqueta todo queda en nada. Lo mismo que los concejales, alcaldes, presidentes de comunidades autónomas. El que tiene poder para firmar, para enriquecer a la empresa, pues se lleva tajada. Y eso ya está normalizado. La corrupción la tarifaron los socialistas tras ganar en el ochenta y dos. Y los del pepé hicieron lo propio con Aznar. Para eso estaba Ruiz Gallardón, tapando el caso Naseiro, por ejemplo... En Burgos el pepé no para de premiar al empresario ex convicto Méndez Pozo, condenado por el primer caso de corrupción del PP, cuando José María Aznar gobernaba Castilla-León. Y Méndez Pozo pone al servicio del partido su red de medios informativos, Promecal. Por supuesto que con dineros públicos, faltaría más. El caso Pablo Iglesias, gracias al fenómeno mediático de las televisiones privadas, puede multiplicarse de aquí a unos años si la deriva bipartidista no es frenada por un revulsivo que la justifique. Ahora Rubalcaba y Rajoy se han puesto de acuerdo en que es urgente atar la sucesión monárquica y blindar a Juan Carlos antes de que sus hijos bastardos, varios, aprovechen el vacío en su inmunidad y pidan ser reconocidos como hijos ilegítimos. Las leyes les amparan si el monarca deja de ser inviolable según la constitución. No sólo la izquierda radical y republicana se está movilizando. No sólo los de Podemos van a pescar en río revuelto. El descontento es genérico y algo se cuece. En las próximas, municipales y autonómicas, habrá castigo...

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios