joaquinabad.es
    

OPINIÓN

Este murciano, al que conocí a comienzos de los años setenta cuando yo hacía prácticas en La Voz de Almería, siempre me cayó bien y fui su amigo a pesar de que en aquel tiempo la diferencia de edad, casi veinte años, era un inconveniente.
No era famoso. No era ambicioso. No era creido ni egoista. Cuando lo necesitabas, allí estaba, como un ángel de la guarda, llenándote la piscina, la balsa, o ayudándote en las labores de la finca. El sábado se le despidió en la iglesia parroquial de Pechina.
Llevamos muchos años sufriendo de la dejación de Marruecos en la vigilancia de sus fronteras, sobre todo cuando su rey se molesta o cuando intuye que España atraviesa un periodo de debilidad. Ayer fueron cientos las embarcaciones de plástico, de juguete, que trasladaron a casi mil doscientos inmigrantes a nuestras costas.
Desde Nicolás Salmerón, que fue presidente de la República en un breve periodo de un mes en 1873, creo que no habíamos tenido el honor de que un almeriense fuera miembro del Consejo de Ministros de España, salvo el vizconde José Barrionuevo, como ministro de Interior del primer gobierno de Felipe González.
Escuchaba ayer al hijo de Juan Asensio, Antonio, en una intervención en el programa de Antonio Felipe Rubio de InteralmeriaTV.
No me imaginaba que Pedro, Pablo y Albet peregrinaran a Torrejón para confesarse ante el jefe del Imperio, ante el presidente Obama, durante unos escasos minutos. Sólo el tiempo mínimo, pero suficiente, para volver a Madrid a contar que han visto y tocado la mano del Todopoderoso. Quienes fueron testigos dicen que hasta el coletas babeaba de ilusión.
La mayoría absoluta del Partido Popular el 12 de marzo del 2000, donde un PSOE cuyo candidato, Joaquín Almunia, había perdido millón y medio de votos respecto a las anteriores elecciones cuatro años antes, y 16 escaños, le hicieron dar un paso desconocido en los tiempos presentes: Presentó su dimisión y se retiró a la vida privada hasta que en el 2004 José Manuel Durao Barroso, presidente de la Comisión Europea, lo nombró vicepresidente y responsable de la cartera de Competencia.
Llevamos meses observando las reacciones totalitarias de políticos podemitas cuando algún periodista le realiza una pregunta incómoda, como las referencias a Venezuela de sus líderes. Incluso Pablo Iglesias actúa como un auténtico hipócrita negando afirmaciones que están grabadas y corren por las redes gracias a YouTube y demás inventos del siglo XXI.
Pues eso. Que tras varias décadas de alternancia entre socialistas y populares, lo han conseguido. Como lo consiguieron los caciques de Venezuela, con un Gustavo Cisneros subvencionando -mil millones- a Felipe González con el dinero robado al pueblo, como lo consiguieron los caciques de Bolivia.
Tras la lectura del libro de Ana Romero, Final de Partida, sobre la última etapa de Juan Carlos, como rey y como persona, saco algunas conclusiones.
Tras el desastre que ha supuesto que el pepé deje de gobernar en autonomías tan emblemáticas como Valencia, Castilla León, Aragón, y otras no tan señeras como la de Extremadura, donde se hizo famoso un personaje como José Antonio Monago por sus viajes a Canarias,
A finales del ochenta y dos, tras la aplastante victoria de Felipe González frente a un líder con tan poco carisma como era Leopoldo Calvo Sotelo, un empresario hotelero del sur de Andalucía me confesaba, encantado, que por fin ahora sabían cuanto costaba una licencia y a quien había que pagar.

Fruto de las comisiones por el petróleo importado, está depositada en diferentes paraísos fiscales

Monago y su ex novia en Interviú
Lo que este singular personaje extremeño no entiende es que todo se sabe. No como antes, que sus generosas subvenciones a periódicos le garantizaban inmunidad informativa y podía viajar a Canarias, a ver a su amante, a su novia, o a lo que fuera y estaba garantizada su privacidad.
La prensa, complice de Juan Carlos
Tras la lectura del libro de Ana Romero, Final de Partida, sobre la última etapa de Juan Carlos, como rey y como persona, saco algunas conclusiones. La más trágica, la que más me duele porque llevo la libertad,
Ciudadanos y la Andalucía corrupta
Estamos acostumbrados. A final, el pesoe de Andalucía, el partido más corrupto que durante más de treinta años ha gobernado y empobrecido la región, se va a merendar a los de Ciudadanos.
Trampas en el buscador de Google
Tras descubrirse la llamada red Púnica, donde algunos políticos desviaban dinero de sus instituciones para beneficio de su imagen, llegamos a la conclusión de que las trampas para engañar al buscador Google son posibles.
Con el paseíllo de Rodrigo Rato ante las cámaras de la televisión se cierra el primer episodio para despejar a Rajoy de la presidencia del gobierno, y que renuncie a ser el próximo candidato a inquilino de la Moncloa en las generales de finales de año.
Artur Mas puede ser el siguiente
Cuando aún siguen sin aclararse los motivos de la precipitada actuación contra el exministro Rodrigo Rato, que no tenía riesgo de fuga y podía haber sido investigado sin echarlo al patio de los leones de la prensa, ya se filtra que Artur Mas puede ser el siguiente.
0,390625