joaquinabad.es

Felipe y Juan Carlos: dos gallos en un corral

Felipe y Juan Carlos: dos gallos en un corral
Ampliar
Igual que en un corral sólo un gallo ejerce de jefe, creo que en las monarquías no pueden coexistir dos reyes al mismo tiempo. Y viene esto a cuenta de la pantomima que Rajoy y Rubalcaba pactaron cuando a Juan Carlos se le obligó a abdicar a favor de su hijo Felipe.
La monarquía juancarlista estaba tan deteriorada después de décadas de golferías amorosas y económicas que fue preciso apartar al anciano monarca de la institución. Pero se le concedió, absurdamente, que siguiera ostentando lo de Rey...

Y claro, el Rey ha seguido por donde acostumbraba. Viajando en calidad de Rey a Uruguay, por ejemplo, donde mis colegas periodistas no entendía que a la vez hubiera otro rey en España... Es como si hay un jefe de república que es sustituido pero sigue llamándose jefe de la república y como tal viaja por todo el mundo, a cuenta del Patrimonio, claro, que su dinero, su inmensa fortuna la guarda a buen recaudo en vete a saber qué paraísos fiscales. Todavía esta por aclarar los pormenores de la famosa "herencia" que su querido padre don Alfonso de Borbón le dejó en una cuenta de Suiza. Imaginamos que como gozaba de inmunidad jurídica, y sigue gozando, claro, aquello que publicaron los medios informativos nunca se aclarará.

Porque uno de los pactos para que abdicara en favor de su hijo Felipe era que se le garantizara inmunidad de todas las golferías varias cuyos casos pudieran terminar en algún juzgado. Y claro, la primera en la frente. Las dos demandas de paternidad que le reclamaron una supuesta hija belga y un supuesto hijo catalán, Ingrid Sartiau y Albert Sola Jiménez, duermen en el baúl del olvido del Supremo, que ha tenido a bien archivar las causas sin obligar al Rey Juan Carlos a que se someta a la famosa prueba de ADN que a otros mortales, de sangre roja, que no azul, les obliga.

El Rey Juan Carlos no para de hacer bussines. No para de viajar, más a encuentros en Mónaco, en Londres, que en países sudamericanos. Siempre dando sablazos, claro. Y quizá recuperando comisiones de sus gestiones en favor de ciertos empresarios. Pero ante la opinión pública española, ante la prensa internacional chirría lo de que se pasee por medio mundo como Rey Juan Carlos. Los de Uruguay se preguntaban que era entonces Felipe, si Juan Carlos era el Rey... Menudo quilombo, como dirían los argentinos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(1)

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de joaquinabad.es
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.