joaquinabad.es

El Pacto de París

Alguien debería, por decencia, desmentir lo que a continuación relato. Resulta que recientemente se celebró en la embajada de España en París una reunión cuasi secreta entre el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el ex presidente Felipe González, de la mano de mandamás de Prisa, Juan Luis Cebrián.
En dicha reunión se pactó que, durante la campaña electoral al Parlamento Europeo, ninguno de los dos partidos utilizaría la corrupción como arma arrojadiza. Y puestos a pactar, se acordó que el gobierno se encargaría de diluir el proceso contra Pepiño Blanco para que no llegara a nada, a cambio de que no jalearan el caso Urdangarín, ya que los fiscales y el ministro Gallardón estaban moviendo los hilos para que la familia real salvara los muebles.

Porque como todo el mundo sabe, ambos partidos tiemblan ante el final del bipartidismo. Tiemblan ante el hecho de que los miles de casos de corrupción han propiciado la creación de nuevos partidos, vírgenes, limpios, que ya han empezado a ocupar espacio político y cada concejal, cada puesto que les reste, puede tener un efecto multiplicador en las siguiente convocatoria electoral.

Parece que no es la primera vez que los mandamases del bipartidismo nacional pactaran. Lo hizo José María Aznar cuando ganó las elecciones y acordó con González no hacer leña del caso Gal, indultando a los principales implicados que en aquellas fechas cumplían condena. Vamos, que fue precisamente el pepé quien indultó a José Barrionuevo y Francisco Laina, máximos responsables del caso Gal. Había que silenciarles antes de que se pusieran nerviosos y cantaran la traviata.

Tras el hostiazo del pesoe de Rodríguez Zapatero, Mariano Rajoy ordenó a sus perros que soltaran la presa del caso Faisán, ya saben, mandando a sus fiscales a que ejerzan de abogados defensores de los altos cargos de Interior, que se habían chivado a la ETA de que estaban siendo seguidos y les esperaban en Francia para detenerlos con el dinero de la extorsión. Si, la teoría del Gobierno de Rajoy es que los policías que se chivaron en realidad hicieron un acto en favor del proceso de paz de la ETA.

Los ciudadanos que votamos cada varios años estamos cansados de escuchar las miserias del partido contrario, y cuando llegan al poder hacen mutis por el foro. Antes de que Mariano Rajoy gobernara, en la Cámara Baja de la Carrera de San Jerónimo todas las semana Gil Lázaro y Sáenz de Santamaría, actual vicepresidenta, le preguntaban al ministro Alfredo Pérez Rubalcaba sobre el caso Faisán. Ahora, ya saben. A taparlo como sea.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de joaquinabad.es
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.